¿Reforzar positivamente o negativamente?

29 de marzo de 2010

El reforzamiento positivo, consiste en reforzar la conducta que se desea conseguir de tal manera que a la aparición de la respuesta tenga lugar una consecuencia agradable para el niño. Si a partir de ese momento se observa que la conducta se incrementa, o al menos se mantiene, diremos que está siendo reforzada positivamente y el reforzador empleado lo denominaremos reforzador positivo.
El reforzamiento positivo tiene un carácter natural, como una sonrisa, felicitar, etc.
En ambientes educativos el reforzamiento positivo necesita de que se disponga de reforzadores más "artificiales", con el objeto de incrementar tareas académicas, mediante reforzadores secundarios materiales, sociales o de actividad.
Ejemplo: si el niño termina sus tareas, saldrá al recreo.
El reforzador debe ser eficaz ya que no todos los niños son sensibles al mismo tipo de reforzador.

Reforzamiento negativo, consiste en la eliminación de un estímulo o situación negativo como consecuencia de la aparición de una conducta deseable. Son ejemplos de reforzamiento negativo que se dan en la vida cotidiana: cuando nos protegemos de la lluvia con un paraguas para no mojarnos. Realizando una conducta se produce un alivio de lo que nos resultaba negativo. Ejemplo, si el profesor/ra le dice a un alumno o alumna: “mientras no acabes la tarea no saldrás al recreo”, está reforzándole negativamente.
El alumno/a se escapará de la situación o estímulo negativo cuando aparezca la conducta de acabar la tarea.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada